Presente en numerosos alimentos como el chocolate negro, las almendras o las semillas de lino, el magnesio es uno de los minerales más abundantes en el organismo. El cuerpo humano contiene alrededor de 25 g de magnesio, del 50 al 60 % del cual se encuentra en los huesos y el 25 % en los músculos.

El magnesio es fuente de energía y contribuye, sobre todo, al funcionamiento normal del sistema nervioso y a reducir la fatiga. Sin embargo, el magnesio a veces tiene dificultades para penetrar en la célula o, a la inversa, se elimina demasiado rápidamente.

¿Cómo explicar una falta de magnesio?

Esta insuficiencia se puede explicar sobre todo por:

  • Un ritmo de vida cada vez más intenso que aumenta las necesidades.
  • El círculo vicioso del estrés: este último hace perder magnesio al organismo y esta pérdida amplifica el estrés.
  • La agricultura intensiva empobrece los suelos en magnesio; por lo tanto, los alimentos contienen menos.
  • El refinado de los cereales, así como la transformación de los alimentos, reducen su contenido en magnesio.

Primeros signos de una falta de magnesio

Lo esencial del magnesio (98 %) se encuentra en el interior de las células. Solo la determinación de magnesio intracelular refleja el verdadero stock de magnesio en el organismo, pero solo la efectúan laboratorios especializados.

Algunos signos son buenos indicadores para poner de manifiesto un desequilibrio de magnesio. Es el caso de la fatiga, el estrés, los calambres o también el temblor del párpado.

Si presenta uno o varios de estos signos, hable de ello a su profesional de la salud.

Primeros signos de una falta de magnesio

¿Cómo completar los aportes de magnesio?

Para optimizar los aportes de magnesio, se recomienda, en primer lugar, modificar la alimentación y privilegiar alimentos ricos en magnesio, como el chocolate, el arroz integral o los langostinos. Las aguas ricas en magnesio también pueden acompañar al organismo día a día.

La gestión del estrés es importante, porque este último hace perder magnesio al organismo: se elimina por la orina. La falta de magnesio mantiene y agrava a su vez el estrés.

En ciertas situaciones (alimentación desequilibrada, periodo de estrés importante…), es útil reforzar los aportes alimentarios mediante una complementación.

Es importante tener en cuenta dos criterios para una complementación eficaz:

  • La biodisponibilidad del magnesio (su buena asimilación en la célula). Las sales orgánicas solubles (aspartato, citrato, lactato…) se absorben mejor que las sales minerales (cloruro…).
  • La asimilación y la retención del magnesio en la célula.

Descubra nuestra solución de complementación a base de magnesio marino

Formag Magnesio marino - 90 comprimidos Formag

Formag Magnesio marino - 90 comprimidos

Formag está destinado a las personas que necesitan reforzar su aporte de magnesio, un mineral esencial para el organismo.