La vitamina D es diferente de las demás vitaminas, porque su aporte está asegurado a la vez por la alimentación y por una producción por el organismo que resulta de la exposición al sol.

Existen dos tipos de vitamina D, la vitamina D2 y la vitamina D3. Las fuentes de vitamina D3 son más numerosas, principalmente por el pescado graso.

 

Una situación adecuada se define por un nivel circulante de vitamina D en la sangre superior o igual a 75 nmol/L (30 ng/ml). La determinación se efectúa al final del invierno o al principio de la primavera. Una insuficiencia de vitamina D se caracteriza por una concentración circulante comprendida entre 50 y 74 nmol/L (20-29 ng/ml). El déficit de vitamina D se confirma con unas concentraciones circulantes inferiores a 50 nmol/L (20 ng/ml). Si se considera la población general, alrededor del 40-50 % de los franceses tienen una concentración de 25OHD inferior a 20 ng/ml (50 nmol/L) y el 80 % tienen una concentración inferior a 30 ng/ml (75 nmol/L).

Aporte esencial de vitamina D gracias a la exposición al sol

El organismo sintetiza vitamina D3 en la piel bajo la acción de los rayos UVB. Una simple exposición de las manos, los antebrazos y la cara durante 10 a 15 minutos entre las 11 h y las 14 h, dos o tres veces a la semana, de marzo-abril a octubre es suficiente para asegurar una gran parte de la cobertura adecuada de las necesidades de un adulto sano.

 

El uso de prendas cubrientes o la utilización de cremas solares (índice >15), indispensables en otros aspectos, impide la síntesis de vitamina D.

 

Además, a una latitud como la de Francia, la capacidad de síntesis es casi nula entre noviembre y febrero. La capacidad de sintetizar vitamina D3 disminuye en las personas de edad avanzada, en las personas de piel pigmentada (la pigmentación actúa como un filtro para los UVB) o en caso de contaminación atmosférica o cobertura nubosa.

¿Dónde encontrar la vitamina D en la alimentación?

¿Dónde encontrar la vitamina D en la alimentación?

Completar los aportes de vitamina D

Varios grupos de edad constituyen poblaciones con mayor tendencia a una falta de vitamina D; se trata de los recién nacidos, los lactantes, las mujeres embarazadas y las personas de edad avanzada, que se exponen poco al sol o tienen unas necesidades aumentadas. Otros factores pueden producir una carencia: la elevada pigmentación cutánea o las dietas alimentarias específicas (como las que suprimen la carne, el pescado, los huevos o los productos lácteos).

¿Lo sabía?

La dosis de vitamina D a menudo se da en unidades internacionales (UI) en lugar de microgramos (μg).

1 μg (1 millonésima de gramo) equivale a 40 UI.

Descubra D3 Biane Espray 1000 UI

D3 Biane Espray 1000 UI D3 Biane

D3 Biane Spray 1000 UI

D3 Biane Spray 1000 UI permite completar los aportes alimentarios de vitamina D.