El sueño, aliado de una buena salud, actualmente es una preocupación importante, incluso un auténtico reto de salud pública.

¿Cómo funciona el ciclo del sueño?

El sueño de un adulto se compone de 4 a 6 ciclos sucesivos. Un ciclo dura unos 90 minutos y corresponde a una alternancia de fases de sueño lento y sueño paradójico. Cada final de ciclo da lugar a un microdespertar seguido de un nuevo ciclo de sueño, o bien a un despertar completo.

ciclo del sueño

Al final de cada ciclo, puede haber un corto despertar, seguido por un nuevo ciclo de sueño o, a veces, por un despertar completo.
El sueño lento profundo es más recuperador; es más abundante durante las 3 o 4 primeras horas siguientes al adormecimiento que durante la segunda mitad de la noche de sueño.

El papel de la melatonina en el ritmo vigilia-sueño

La melatonina es esencial para las fases de sueño lento y profundo. Asegura una buena recuperación física y psicológica.

La melatonina es una hormona segregada por el cerebro y, en especial, por la glándula pineal. Permite que el organismo se sincronice a un ritmo de 24 horas. El ritmo de secreción de la melatonina está controlado por un reloj interno situado en el hipotálamo. La alternancia luz/oscuridad constituye el factor principal del sistema de regulación de la secreción de melatonina. Esta regulación varía en función de nuestro reloj biológico.

 

Saber más sobre la melatonina

¿Cuál es el número de horas de sueño por edad?

La sociedad americana National Sleep Foundation (NSF) ha identificado una referencia sobre la correcta duración del sueño. Los especialistas, con un grupo de expertos multidisciplinarios, en anatomía, fisiología, pediatría, neurología, gerontología y ginecología, han llegado a un consenso, después de examinar datos científicos, sobre la duración del sueño recomendada en función de los grupos de edad.

El objetivo de estas líneas directrices clínicas es mejorar la calidad y la cantidad del sueño para reducir la aparición de enfermedades relacionadas con la privación, los trastornos o la irregularidad del sueño, o la alteración del reloj biológico.

  • Recién nacidos de 0 a 3 meses: de 14 a 17 horas al día
  • Lactantes de 4 a 11 meses: de 12 a 15 horas al día
  • Niños de 1 a 2 años: de 11 a 14 horas al día
  • Niños en edad preescolar de 3 a 5 años: de 10 a 13 horas al día
  • Niños en edad escolar de 6 a 13 años: de 9 a 11 horas al día
  • Adolescentes de 14 a 17 años: de 8 a 10 horas al día
  • Adultos jóvenes de 18 a 25 años: de 7 a 9 horas al día
  • Adultos de 26 a 64 años: 7 a 9 horas al día
  • Adultos de 65 años o más: 7 a 8 horas al día