La microbiota, única para cada individuo, no se extiende de manera homogénea por el ecosistema intestinal. Su densidad es mínima en el estómago y máxima en el colon. La microbiota intestinal es un órgano estable: una vez alcanzada la edad adulta, su composición evoluciona poco.2 Al nacer y después a partir de los 65-70 años, es cuando la diversidad de especies que alberga varía más.3

Especificidades de la microbiota intestinal en las diferentes edades de la vida

Periodo de la primera infancia

Del periodo prenatal al segundo año de vida del niño, la microbiota intestinal del bebé evoluciona a lo largo de un periodo que llamamos los 1000 primeros días. Su microbiota intestinal se coloniza con un primer grupo de bacterias, en contacto con la madre, el entorno o el medio ambiente. La microbiota intestinal se hace más compleja progresivamente, hasta alcanzar, entre los 2 y los 3 años, una fase de «madurez». En este momento, su diversidad es parecida a la microbiota de una persona adulta.

Periodo de la primera infancia

Microbiota de las personas de edad

A partir de los 65-70 años, la microbiota inicia un nuevo ciclo de maduración. Con el envejecimiento, la microbiota pierde estabilidad. El número de algunas especies disminuye, sobre todo las bifidobacterias, y otras aumentan. La modificación del modo de vida y de los comportamientos nutricionales son en gran medida responsables de su evolución.

 

Otros factores influyen en la evolución y el equilibrio de la microbiota, como la disminución de la actividad física, el aumento del consumo de medicamentos o también la debilitación del sistema inmunitario.

Microbiota de las personas de edad

La microbiota intestinal en cifras

La microbiota intestinal en cifras