La vitamina C está presente en las frutas y las verduras, y desempeña un papel indispensable para el organismo. Contribuye a la protección de las células contra el estrés oxidativo y participa en el funcionamiento normal del sistema nervioso e inmunitario.

¿Cuáles deben ser los aportes de vitamina C?


Las referencias nutricionales tienen en cuenta la cobertura de las necesidades de vitamina C en el marco de su doble papel: el de potenciar las defensas inmunitarias y el de proteger a las células del estrés oxidativo. Las necesidades de vitamina C aumentan en ciertas situaciones (embarazo, fatiga, envejecimiento), pero también en función de los modos de vida (actividad física intensa, tabaquismo).

Los aportes recomendados en Francia se fijan en 110 mg/d en el hombre y la mujer adultos.
Estas necesidades aumentan en 10 mg en la mujer embarazada y en 20 mg en caso de lactancia. En las personas mayores de 70 años, pueden proponerse aportes diarios de 100 a 120 mg/d de vitamina C, teniendo en cuenta los efectos de la suplementación en prevención.

¿Dónde encontrar la vitamina C en la alimentación?

Las frutas (especialmente los cítricos como la naranja, 50 mg/100 g, y el pomelo, 40 mg/100 g) y las verduras (esencialmente las crucíferas como el brócoli con 106 mg por 100 g) constituyen la principal fuente alimentaria de vitamina C.

Las variaciones son especialmente importantes para un mismo alimento según la especie, la madurez o también la duración del almacenaje después de la cosecha. La leche de vaca, la carne y los cereales contienen poca vitamina C.

Según las encuestas realizadas en Francia, el aporte de vitamina C se reparte en Francia, según las fuentes alimentarias siguientes: del 69 al 73 % para las frutas y las verduras, del 12 al 22 % para el pan, los cereales y las patatas, del 3 al 4 % para los productos lácteos y del 1 al 2 % para la carne, el pescado y los huevos (3-5).

ALIMENTOS RICOS EN VITAMINA C QUE DEBEN PRIVILEGIARSE

Falta de vitamina C y complementación

La falta de vitamina C puede deberse a varios factores: disminución de los aportes, disminución de la absorción, aumento de las necesidades y aumento de la eliminación.

 

Para apoyar las defensas inmunitarias, sobre todo para las personas que tienen necesidades aumentadas de vitamina C, puede recomendarse una complementación con ingredientes como la acerola, un fruto rojo naturalmente rico en vitamina C. Hemos elegido este ingrediente para la composición de C Biane Acerola, nuestro complemento para la inmunidad a base de vitamina C.

Soluciones PiLeJe

Lactibiane Immuno Lactibiane

Lactibiane Immuno

Lactibiane Inmuno se compone de las cepas microbióticas Lactobacillus paracasei LA802 y Lactobacillus acidophilus LA201, y vitaminas C y D.

C Biane Acerola - 20 comprimidos C Biane

C Biane Acerola - 20 comprimidos

C Biane está destinado a las personas que necesitan reforzar su aporte de vitamina C.